Hace un par de meses, LG lanzó al mercado su móvil profesional Versa. Un curioso aparato compuesto por el terminal en sí mismo, al que se le podían acoplar un teclado QWERTY y una funda con pantalla OLED que informaba del nivel de batería, la cobertura y las llamadas entrantes. Ahora, los usuarios tendrán oportunidad de sacarle un mayor partido gracias a un módulo para convertirla en una rudimentaria videoconsola que acaba de salir a la venta.

El panel está formado por un control multidireccional y cuatro botones. Hasta ahora sólo soporta tres videojuegos, Pac Man, Monopoly y Need for Speed: Underground. Es previsible que aparezcan nuevos títulos, o al menos así lo ha señalado LG. De todas formas, el LG Versa no está llamado a competir contra el Sony Ericsson con PSP integrada. El módulo se coloca en la parte trasera del móvil, mientras que el teclado requiere la cartera antes mencionada.

Ya puede adquirirse y su precio es de 30 dólares, unos 21 euros al cambio actual.

Anuncios